Y la luz vino a mí

Lunes, ocho de la mañana, un sueño considerable… Me dispongo a bajar las escaleras del moderno y siempre tan bien cuidado metro de Barcelona. Me encuentro en la que es probablemente, junto a Plaça Catalunya Y Liceu, la parada más transitada por los turistas: Passeig de Gracia. Y esto es lo que veo… ¡La luz viene a mí!

Pero por desgracia vino a mí de forma literal. Si estuviéramos en New York o Berlín, pensaríamos que estamos delante de una especie de nueva instalación artística dentro del tube, pero no Señores… esto es dejadez.

La utilización del transporte público es un símbolo de sostenibilidad por parte de los ciudadanos y es necesario cuidarlo al máximo. Y es cierto que se están realizando esfuerzos, sobre todo a lo relacionado con obras para facilitar el uso de estos espacios a personas con impedimentos físicos, y también es verdad que seguramente este fluorescente no estuvo mucho tiempo ahí colgado, pero no es suficiente. Cuando no está el suelo lleno de serrín por las goteras, son los retrasos en el metro, las grietas en las paredes, las bombillas fundidas (o encendidas pero cada una con un color de luz diferente) o el suelo sucio. Todo ello son ejemplos de cosas que en una ciudad que presume de ser la meca del diseño nacional no deberían pasar.

3 Respuestas a “Y la luz vino a mí

  1. Buena foto y ocurrente comentario.

    Añado que podrían haber aprovechado el apagón para arreglarlo, aunque si nos detenemos un instante podríamos intuir una separación luminosa entre los que bajan y los que suben…ahorramos en barandillas.

    Sería algo así como los gusiluz de los controles de tráfico pero en plan estático y subterraneo.

    En fin, mejor callo y no doy ideas a algún concejal arrebatadamente imaginativo. Estos catalanes como son, qué cosmopolitas…

    Un abrazo.

  2. Es de juzgado de guardia el estado de algunas paradas de metro de Barcelona. Por no hablar del tema de la accesibilidad …. no me quiero imaginar a una persona en silla de ruedas por según que estaciones

  3. Aunque sigue dando brillo
    se ha caído el fluorescente.
    Lo que ocurre, simplemente,
    es que ha perdido un tornillo.

¡Tus comentarios siempre son bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s