No Place Like Home shoes

Imagínate poder tener unos zapatos mágicos que al llevarlos puestos fueran capaces de guiarte hasta tu casa, ellos solos, independientemente del lugar en el mundo en el que te encontraras. Perfectos para los que tienen una mala orientación, para los despistados y para los que se han tomado un par de copas de más. Ya puedes dejar de imaginar, porque resulta que estos zapatos existen de verdad. Aunque de momento sólo son un prototipo, realizado por Dominic Wilcox.

Wilcox, para los que todavía no tengáis el gusto de conocerle, es un diseñador británico, nacido en Sunderland, que crea objetos innovadores y singulares, así como dibujos e instalaciones de todo tipo. Su trabajo ha sido exhibido y publicado por todo el mundo.

“I’m interested in certain areas of contemporary art, craft and design and my work moves between many different areas of creative expression. Some of my ideas develop from observations on human behaviour and I express them through the objects I create. I also experiment with materials to find surprises that can’t be found simply by thinking with a pen or computer.”

Volviendo al tema, para conseguir un prototipo de zapatos de cuero que funcionasen a la perfección, Wilcox ha tenido que trabajar con expertos en tecnología y con zapateros locales tradicionales de Sunderland. 

“I was commissioned by the Global Footprint project in Northamptonshire, a place famous for shoe making, to create some shoes. I decided to make a pair of shoes that can navigate you to anywhere you wish to travel to. I thought about the Wizard of Oz and how Dorothy could click her shoes together to go home. After uploading your required destination to the shoes via a piece of custom made mapping software and a USB cable, the GPS, which is embedded in the heel, is activated by a heel click. It then communicates to the wearer via a ring of LED lights to point in the required direction. The shoe with the GPS wirelessly communicates with the right shoe that has a progress bar of lights to show how close you are to the destination.”

El caso es que los zapatos, que funcionan mediante un sistema de GPS, tienen acoplados una serie de LEDS. En el zapato derecho, estos están distribuidos en forma de barra y sirven para indicar la duración del recorrido. En el zapato izquierdo, los LEDS forman un círculo, que indican que la dirección tomada está siendo la correcta.

Para que funcionen, se ha desarrollado un software que traza el destino en un mapa. Esta información se traslada al zapato izquierdo mediante un USB. El GPS se alimenta con una batería similar a las de los teléfonos móviles. Los datos del GPS del zapato izquierdo se comunica de forma inalámbrica con el zapato derecho.

La etiqueta roja en la parte posterior del zapato izquierdo contiene la antena GPS que está diseñada para que se posicione apuntando hacia arriba. Los zapatos se han fabricado con dos microcontroladores llamados Arduinos.

” I drew an illustration that I etched onto the sole and chose a red calf leather for the inside as a small reference to Dorothy’s red shoes in the Wizard of Oz.”

No Place Like Home shoes by Dominic Wilcox.
Technology developed by Becky Stewart.
Leather shoes made by Stamp Shoes, Northampton.
Film by Liam Saint-Pierre.

8 Respuestas a “No Place Like Home shoes

  1. Que bueno. Esta es una idea genial para regalarle a mi marido, que tiene una tendencia imposible de controlar a despistarse de camino a casa, justo a la hora del baño de los niños…jajajaja.

  2. Reblogged this on more with less.

  3. Muy bueno! :D con tu permiso, reblogged…

  4. Y además los zapatos son rebonitos!!

  5. Hay gente que está mal, pero que muy mal, de la azotea. Por supuesto que esto es una obra de arte/tecnología/ciencia ficción, tomando como metáfora El Mago de Oz, y que nunca se va a llevar a producción en serie, pero es que vender la divertida idea de que alguien que es tan despistado (o está tan cocido) que no sabe llegar a casa, va a conectarse al GPS, lo va a descargar en un USB, etc. es cpmpletamente descabellado. Eso sí, me he partido la caja con este chiflado muy cuerdo, porque ya veréis cómo algún día no lejano nos enteramos que un excéntrico millonario londinense se ha comprado los zapatitoa de marras por un millón de libras.
    NOTA. Ideales para equipar a los boy-scouts.

  6. Pingback: The Reinvention of Normal | El tornillo que te falta

Responder a arandela Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .