Archivo de la etiqueta: tostadora

The See Saw Toast

Las tostadoras son uno de esos objetos del día a día que a penas han cambiado con el paso de los años. El diseñador Choe Jeongju ha debido de pensar lo mismo que yo, y por eso ha ideado este tostador en el que las tostadas caen directamente sobre tu plato. ¡Una buena idea! Como crítica constructiva, tal vez se podría pulir un poco más la apariencia del producto, para darle un aspecto un poco más “profesional”, ¿Qué opináis?

 

¡Ahora las tostadas se imprimen!

Ya se que está TODO inventado. ¿Pero esto?

Sí Señores, esto es la auténtica tostadora-impresora. Un diseño del ingeniero Othmar Muhlebach, quien ha trabajado durante toda su vida en la industria del mueble. Hace 4 años decidió ir hacia su verdadera pasión, el diseño, y volver a estudiar. Ahora Othmar, con 41 años, acaba de finalizar su carrera en diseño del producto y de abrir su propio estudio de diseño en Lucerna, Suiza.

Con esas tostadoras (las clásicas americanas) sólo puedes hacer dos tostadas a la vez, no sabes cómo va el proceso de tostadura, son difíciles de limpiar, voluminosas y por lo general no son particularmente bonitas. Mi tostadora es algo que se puede exhibir, tal y como se hace con la máquina del café” explica Othmar. De momento ha ganado el segundo premio en el Berner Design Award, que no es poco. En esta web podréis leer un artículo muy interesante al respecto.

Saludos y buen fin de semana!

Tostadoras Dualit

Siguiendo con mi amor a los objetos (¿debería haber estudiado diseño industrial en vez de diseño de interiores?) os traigo otra marca fabricante de pequeños electrodomésticos.

Se trata de la mítica Dualit, especialista en combinar una aparente sencillez con la sofisticación y un alto desarrollo tecnológico.

 

Todos sus objetos son una proclamación del más puro estilo Británico, pero si tengo que elegir alguno, yo me quedaría con algunos de sus rediseños de tostadoras, tan clásicas y modernas a la vez.

Cuentan con un diseño exterior clásico y pueden adquirirse en 13 diferentes acabados.

Eso sí, lo que no es tan práctico son sus precios… ¡Un tanto desorbitados!