Archivo de la etiqueta: Herman Miller

¡Larga vida a los Eames!

Charles and Ray Eames (1)

Cuando tengo que hablar del matrimonio Charles y Ray Eames me faltan las palabras y a la vez, todas las palabras sobran.

Charles and Ray Eames (2)

Ellos son los responsables de muchos de los diseños icono del s.XX, diseños que hoy, tantos años después, siguen estando en las listas de los más vendidos, estudiados, copiados y venerados.

Charles and Ray Eames (3)

Como muchos ya sabéis, a finales de los años 40, ambos diseñaron y construyeron su casa, la “Eames House“. Ubicada en lo alto de una colina y mirando hacia el Océano Pacífico, la casa se construyó con trozos prefabricados de acero.

Charles and Ray Eames (4)

Casi setenta años después, seguimos estudiando esta vivienda en las universidades, considerada como una obra maestra de la arquitectura moderna.

Charles and Ray Eames (5)

La casa actúa como contenedor y contenido. Es un contenedor del espacio en el cual habitan y trabajan dos personas y a la vez es contenido, pues representa las ideas hechas forma de estas dos personas que son además de habitantes, sus diseñadores.

Charles and Ray Eames (6)

Todas estas imágenes que os muestro, tomadas en el interior de esta vivienda, pertenecen al catálogo de Herman Miller Collection.

Charles and Ray Eames (7)

Fue una rara oportunidad y un auténtico privilegio, para el equipo de redacción de Herman Miller, que la primavera pasada les dejaran realizar allí la sesión de fotos.

Charles and Ray Eames (8)

El resultado es pura inspiración. No hay un sólo mueble, ni un sólo objeto, ni un sólo rincón de la vivienda que no me apasione.

Charles and Ray Eames (9)

¡Qué viva el buen diseño y larga vida a los Eames!

Charles and Ray Eames (10)

Imágenes vía Herman Miller Collection a través de Somewhere I would like to live.

Bally y Herman Miller unidos por la silla Eames

Para celebrar su 160 aniversario, la firma suiza Bally se ha reunido con Herman Miller para producir una edición limitada de la mítica silla Eames.  

Como no podía ser de otra manera, la silla está fabricada en blanco con las patas en madera, y le añaden dos franjas rojas y una en crema características del logotipo de Bally y una placa metálica con este impreso.

La revista japonesa  “Openers”, que también participó en el proyecto, fue la encargada de poner a la venta, entre sus lectores, las 16 unidades que se fabricaron. Todo el dinero obtenido fue a parar a una ONG japonesa encargada de conservar el medio ambiente.

La verdad es que la intervención es mínima, pero el resultado me parece perfecto.