Archivo de la etiqueta: coches

Coches de película

Cars and Films - Jesús Prudencio (1)

Cars And Films es un proyecto personal de Jesús Prudencio.

Cars and Films - Jesús Prudencio (2)

Cars and Films - Jesús Prudencio (3)

Nacido en Badajoz y residente en Sevilla, Jesús es un amante del cine y de los coches que trabaja como diseñador gráfico, diseñador web e ilustrador.

Cars and Films - Jesús Prudencio (4)

Cars and Films - Jesús Prudencio (10)

En esta serie de carteles cinematográficos Jesús une todas sus pasiones, logrando, como resultado, un gran trabajo.

Cars and Films - Jesús Prudencio (5)

Cars and Films - Jesús Prudencio (8)

Puedes ver toda la colección de carteles en su web.

drive_carsandfilms

gb_carsandfilms

Cars and Films - Jesús Prudencio (6)

Ilustraciones © Jesús Prudencio. Vía: 40fakes

Fitipaldi, una autoescuela renovada

Si hay un negocio que ha cambiado poco en este país, en cuestiones de diseño, a lo largo de las décadas, es sin duda el de las autoescuelas. Esas luces tenues y amarillentas, esos espacios desordenados, tristes y destartalados… Y lo mismo ocurre con el naiming, que o hace referencia al apellido familiar o al lugar donde se encuentra.

Hasta que el empresario Luis Delgado, cofundador del Hotel Abalú se dio cuenta de este hecho: “Me sorprendía el nulo interés estético de estos negocios. Hoy en día hasta las panaderías se están esforzando para cuidar su imagen”.

Así que metió las manos en la masa y creó la Autoescuela Fitipaldi. “Es un guiño a la expresión de toda la vida, conduces como Fitipaldi”.

La idea es que todo está cuidado al detalle, con el objetivo de que asistir a una autoescuela sea apetecible. Y no hablo sólo del espacio, el logotipo es de aire retro, muy diferente a todo lo visto en el sector hasta ahora, y os coches utilizados para impartir clases son, nada más y nada menos que del modelo BMW serie 1.

El interior del local es minimalista y el logo es lo único que rompe con el blanco. “Hemos optado por una decoración industrial con madera y hierro. Al fondo hay una especie de cubo con pantallas táctiles para hacer tests. Y lo mejor es que no hace falta una gran inversión para hacerlo así. Simplemente se trata de aprovechar mejor el espacio”.

Un espacio que se crea con suelos pulidos en blanco, techos negros, iluminación blanca (ni muy fría ni demasiado cálida) combinada con lámparas RGB, listones de madera a modo de panelado, estores blancos, la mítica (y siempre perfecta, en mi opinión) silla Eames (blancas con las patas en madera, el modelo más bonito, sin duda) y una buena inversión en proyectores y pantallas. El resultado es del todo sorprendente.

Vía: Yorokobu