Archivo de la etiqueta: exprimidor

Citrus Spray, o de como un prototipo sale al mercado

¡Mirad lo que me acabo de encontrar!

¿Os acordáis? En diciembre del año pasado, hablamos en el blog de un prototipo de un gadget que servía para convertir un limón en un rociador de zumo de limón.

Fue un tema comentado porque teníamos nuestras dudas de si el invento en cuestión funcionaría bien o no.

Pues acabo de descubrir que la gran firma Lékué ha sacado a la venta el Citrus Spray, por 14,90 Euros.

“Pulveriza zumo de fruta directamente del cítrico para aliñar tus platos o aromatizar de la manera más refrescante bebidas y cócteles. Incluye 2 tamaños para sacar el máximo partido de cada fruta: uno largo para limones, naranjas y pomelos y uno corto para cítricos más pequeños como mandarinas y limas.”

¡Genial!

Lemon Press

Buena idea este exprimidor de limones. Está fabricado en silicona y para usarlo basta con colocar medio limón en la base y estrujarlo. De este modo evitas que la fruta entre en contacto con las manos y el zumo sale sin salpicar y sin pepitas. (Eso sí, como mínimo necesitarás tener algo de fuerza con las manos… ¡cosa que a mi no me sobra precisamente! No como Jamie Oliver, que parece tener manos de hierro.)

´

Además, el propio gadget te sirve para guardar las mitades del cítrico ya cortadas en la nevera, consiguiendo que permanezcan frescas por más tiempo. Se llama Lemon Press y lo puedes comprar aquí, por unos 8 euros al cambio. (Aunque yo ya lo he visto en algunas tiendas de por aquí.)

Citrange: para naranjas y limones

Este es uno de esos diseños que desde luego no te van a cambiar la vida. Pero me ha resultado curioso y más si se tiene en cuenta el hecho de que su creador, un belga de mombre Quentin de Coster, tan sólo tiene 20 años.

Como habéis podido ver en las imágenes, este producto llamado Citrange es un exprimidor de cítricos que sirve tanto para limones y limas, como para naranjas, ya que tiene dos acabados para los diferentes diámetros de las piezas de fruta. El caso es que yo tengo uno similar, de Ikea, que para limones me resulta muy cómodo, pero que cuando lo uso con las naranjas parece que me estoy ensañando con la fruta. ¿Y qué me decís del archiconocido exprimidor de Philippe Starck? Le sucede algo similar… Así que yo le doy un voto de confianza al Citrange y esta joven promesa del diseño industrial… ¡Que parece que viene pisando fuerte!

Vía: Compradicción. Copyright Imágenes: Quentin de Coster