Archivo de la etiqueta: manchas

Ugly Fruit, zumos de fruta “fea”

UGLY FRUIT (1)

A veces creo que perdemos la perspectiva de las cosas que realmente importan.

UGLY FRUIT (2)

Por ejemplo, con el tema de la fruta y la verdura. En la mayoría de puestos de venta nos ofrecen fruta de colores vivos y brillantes, de formas idénticas las unas a las otras, con sus pieles impecables. Pero la fruta real, la que coges del árbol en su punto idóneo de madurez no es uniforme, tiene marcas y manchas, tiene formas retorcidas y restos de hojas.

UGLY FRUIT (3)

UGLY FRUIT (7)

En Estados Unidos, por ejemplo, se tiran cada año quince mil millones de dólares en frutas y verduras descartadas por estar descoloridas, con pequeños golpes o manchas. Pero siguen siendo frescas, sabrosas y por supuesto, comestibles. Pero no son bonitas, son feas. Y, al parecer, la fruta fea no se vende bien.

UGLY FRUIT (4)

UGLY FRUIT (5)

Reflexionando sobre esto nace Ugly Fruit, una marca que comercializa zumos y mermeladas elaboradas a partir de esa fruta “fea”.

UGLY FRUIT (8)

A parte de que moral y ecológicamente hablando este proyecto es de diez, la verdad es que en cuestiones de diseño, este trabajo de packaging y de brand identity es de quince.

UGLY FRUIT (9)

UGLY FRUIT (6)

La responsable de todo esto es Mirim Seo, diseñadora gráfica que dice apostar por el diseño sostenible en todos sus trabajos. Su web es pura inspiración.

UGLY FRUIT (10)

Vía: Harmony and design. Images © Mirim Seo.

¡El frotar se va a acabar!

Si hay algo que haya sufrido menos innovación en la historia de publicidad son los anuncios de detergentes. Mis padres me cuentan que hace cuarenta años ya estaban con “El frotar se va a acabar“, “El blanco más blanco“, “La limpieza del futuro“… Por eso me ha llamado tanto la atención este anuncio. Vale que el concepto es el mismo, pero la idea, al menos, es curiosa.

Leo Burnett es una gran agencia de publicidad a nivel mundial. Su división en Mumbai ha realizado la campaña para este detergente (Tide), quien quería transmitir que sólo hace falta una pequeña cantidad de producto para acabar con las “manchas más rebeldes” (vamos lo que decía).

Para ello los creativos colocaron en revistas de diferentes temáticas personajes adaptados a sus públicos, con grandes manchas en la ropa. Esas manchas de papel llevaban instrucciones de doblar. Con cada pliegue la mancha va desapareciendo hasta convertirse en un pequeño sobre de Tide.

Vía: No me toques las Helvéticas