Archivo de la etiqueta: bares

Viernes, a última hora

viernes

Viernes. Última hora. Ya ha oscurecido pero no lo suficiente como para bajar la persiana. Las fuerzas flaquean pero todavía quedan las últimas visitas. Ha sido una gran semana. Intensa, agotadora, pero bonita. Ahora, lo que toca es brindar por la nueva temporada, porque seguimos aquí, un poco más curtidos. Feliz fin de semana amigos. Hoy a descansar pronto, pero antes nos vemos en los bares, levantando las copas al aire.

viernes 2

Imágenes vía Pinterest.

Soy txikitero!

Esta semana ando un poco desbordada… ¡Cómo cuesta volver a la rutina! Un poco tarde en el día pero aquí estoy, con un ejemplo de cómo coger un objeto tradicional y transformarlo en algo que vuelve a estar de moda. Un poco de marketing, un poco de diseño, et voilà! ¡Yo también soy txikitera!

Hablo de la marca txikito, que ha sacado todo tipo de productos relacionados con esta tradición vasca. Desde el vaso (txikito), hasta camisetas, delantales, cuadernos, réplicas en chocolate… ¡Han sido la sensación estas Navidades en Euskadi! Me gusta que el diseño también sirva para no olvidarnos de viejas glorias de nuestra cultura y para darlas a conocer fuera de nuestras fronteras.

Para los que no seáis del País Vasco os cuento: El txikiteo consiste en la ronda diaria de las cuadrillas de amigos antes de comer o de cenar, en la que los participantes toman tantos ‘txikitos’ o vasitos de vino (tinto y casi siempre peleón) como bares hay en su recorrido.

Pues bien, lo más peculiar de esta tradición es el propio vaso de vino (el txikito)que se utiliza desde hace más de un siglo. Llama la atención por su gran peso, su reducida capacidad y el particular diseño de su base. A pesar de su aparente tosquedad, este vaso de vino es una obra prácticamente  artesanal, de ahí que cada uno sea ligeramente diferente y que no se vea fuera del País Vasco (incluso ahora cuesta encontrarlo ahí…)

Se trata de un vaso muy grueso con un borde de 5 milímetros, fabricado con vidrio prensado y ‘soplado a molde fijo con trabajo al puntil’. También es grande, ya que mide 9,5 centímetros de alto, casi como una jarra pequeña de cerveza. El diámetro de seis centímetros da una idea de su gran anchura.A pesar de sus dimensiones, la altura del cuenco es de tan sólo cuatro centímetros, lo que hace que su capacidad de vino sea muy reducida, apenas 7cl. Todas estas características dotan al conjunto de un peso ¡de más de 620 gramos! Esta particularidad lo hacía ideal para las cuadrillas de amigos en sus largas rondas por los bares de los barrios bilbaínos para que no les temblara la mano independientemente de la cantidad de alcohol ingerida.

Para terminar este eterno post, os dejo esta promo del programa de humor Vaya Semanita sobre el tema… En próximas ediciones hablaré sobre la bota de vino y el botijo, ¡Que viva el diseño tradicional! ;) ¡Hasta mañana!

Vía: Toda la información la he obtenido en web txikito.es la cual es un ejemplo de buena documentación sobre un tema. En ella podéis, además, comprar todos estos productos.

ARTICUBE reinventa el frío

¡Buenos días! Hoy vengo con un producto que he visto este fin de semana, digno de mención. Hablo de ARTICUBE, un aparato capaz de enfriar, sin hielos, las copas. En pocos segundos, y con un gran impacto visual, el camarero puede tener listas sus copas espectacularmente congeladas, consiguiendo cócteles que permanecen fríos del primer al último sorbo, sin que se desvirtúen con el agua de los hielos.

ARTICUBE es un invento de Jesús Díaz de Heredia para la firma Frindher y enfría las copas al instante a una temperatura de 30 grados bajo cero en apenas 4 segundos. A través de un mando analógico se puede variar los grados de congelación en función de la bebida que vayamos a tomar y en función del grosor del cristal de la copa, a fin de evitar que pueda romperse.

El sistema de congelado se basa en una aplicación de dióxido de carbono alimentario (CO2), un gas inodoro, incoloro e insípido que en su forma líquida se almacena en unas bombonas de acero inoxidable situadas bajo el tablero en el que se coloca la copa o vaso. Basta accionar el mecanismo y la campana cubrirá la copa, el gas realiza su función de enfriar y además esteriliza los recipientes, la empresa garantiza una higiene del 100%.

Desde Vitoria o Zarautz, hasta Madrid o Sevilla, la idea se está extendiendo por muchos bares, así que ya sabes, busca el que tengas más cerca y ¡Salud!