Archivo de la etiqueta: agosto

Atardecer en Santiago de Compostela

santiago-begona-lumbreras-1

¡Buenas tardes! Hoy quiero enseñaros algunas de las fotografías que saqué en mi última visita a Santiago de Compostela.

santiago-begona-lumbreras-4

Después de siete horas de coche bajo una lluvia torrencial fue aparcar y salir los primeros rayos de sol del día.

santiago-begona-lumbreras-2

santiago-begona-lumbreras-3

Era mi primer día de vacaciones y recuerdo que nos sentamos en una terraza, después de dar un paseo por la ciudad, y entre ese agradable sol de la tarde, la cerveza bien fría acompañada por unas aceitunas riquísimas y esa sensación de tener todo el verano por delante… ¡Cuánta felicidad en un sólo momento!

santiago-begona-lumbreras-9

santiago-begona-lumbreras-7

Aunque no lo parezca en mis fotos solitarias, la ciudad era un hervidero de gente. Me encantó lo bonita que estaba, el buen ambiente que encontré en sus calles, la comida tan deliciosa…

santiago-begona-lumbreras-8

santiago-begona-lumbreras-10

Y sus rincones entre callejones y recovecos, las fachadas decoradas con impresionantes miradores y geranios de colores…

santiago-begona-lumbreras-13

santiago-begona-lumbreras-15

¡Qué bonitos recuerdos para despedir el verano! ¡Pero como dicen los gallegos, nada de morriña, que ahora toca disfrutar y sacar el máximo partido al otoño! Al menos, que no se diga que nos falta actitud. ¡Buenas noches!

santiago-begona-lumbreras-11

santiago-begona-lumbreras-14

Imágenes © Begoña Lumbreras | El tornillo que te falta.

¡Vacaciones!

Hoy viernes 31 de julio celebramos en Bizkaia y en Gipuzkoa la festividad de San Ignacio de Loyola, un día que siempre me ha encantado porque me trae muchos y buenos recuerdos, además de que lo asocio a mi hermano y en los últimos años da el pistoletazo de salida… ¡A mis vacaciones de verano! ¡Yujuuu!

VIERNES 31 JULIO 4

Supongo que le pasa a todo el mundo. A mí el cuerpo me pide una pausa. Un tiempo para desconectar, descansar y disfrutar al máximo, fundamental para volver a la rutina del invierno con toda la energía y las ganas necesarias.

VIERNES 31 JULIO

Pero ya os adelanto que mi desconexión no será total. Así que si os apetece, durante mis vacaciones podéis seguirme la pista en mi cuenta de Instagram y además, un año más, el blog no cierra, así que si queréis encontrar vuestros tornillos perdidos no dudéis en pasaros por aquí. ¡Gracias por este bonito curso a todos! :D

VIERNES 31 JULIO 3

Imagen 1 © Harmony and Design / 2 © El Mueble / 3 © Beth Kirby para Local Milk.

Un gran verano

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (1)

Ha sido un gran verano.

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (15)

Uno de esos que te dejan con sensación de nostalgia, pero también de satisfacción.

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (21)

Un verano lleno de puestas de sol, de cervezas muy frías, de baños en el mar y arena entre la ropa.

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (13)

De excursiones y escapadas, de conquistar algún que otro monte y de echar ancla en algún que otro puerto.

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (6)

Un verano de familia, de amigos, de amor

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (7)

De descanso e intensidad, de zarzas y brisa, de buen comer y beber, de bailes, bicis, tomates en ensalada y pescado a la brasa.

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (24)

De exposiciones, libros y proyectos en mente.

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (12)

Ha sido un gran verano y por eso estamos preparados.

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (18)

Cerramos toldos, levantamos persianas y damos la bienvenida al nuevo curso… ¡Hola septiembre!

El tornillo que te falta - Begoña Lumbreras (20)

Imágenes © Begoña Lumbreras en Instagram.

Agua potable. Fuente provisional.

Este verano, durante la semana grande de Bilbao, paseando por la Gran Vía, me encontré con esta fuente provisional.

De la fuente improvisada en medio de la acera no salía agua, así que mi sorpresa fue doble. Pero qué queréis que os diga… para mi, esta “fuente” tenía un aire de escultura urbana que me encantó. No me preguntéis por qué, pero tuve que fotografiarla.

Imágenes © Begoña Lumbreras